domingo, 11 de agosto de 2013

La Historia de la torre inclinada de Pisa


La Torre de Pisa o Torre inclinada de Pisa, es el campanario de la Catedral de Pisa en Toscana, Italia. Fue construida para que permaneciera en posición vertical pero comenzó a inclinarse tan pronto como se inició su construcción el 9 de agosto de 1173.

La altura de la torre es de 55,7 a 55,8 metros desde la base, su peso se estima en 14.700 toneladas y la inclinación de unos 4° extendiéndose 3,9 m de la vertical. 

La construcción de la Torre de Pisa se desarrolló en tres etapas durante un periodo de 200 años. 

La construcción de la primera planta de mármol comenzó el 9 de agosto de 1173, en un periodo de éxito militar y prosperidad. La primera planta está rodeada de pilares con capiteles clásicos y arcos ciegos.

Existe controversia sobre la identidad del arquitecto: durante muchos años el diseño se atribuyó a Guglielmo y Bonanno Pisano, un artista conocido residente en Pisa en el siglo XII, famoso por sus piezas de bronce fundido, particularmente en el Pisa Duomo. Bonanno Pisano dejó Pisa en 1185 y marchó a Monreale, Sicilia, regresando solo tras su muerte. Su sarcófago fue descubierto al pie de la torre en 1820.

Después de que se construyera la tercera planta en 1178, la torre se inclinó hacia el norte, debido a unos cimientos débiles (tres metros), en un subsuelo inestable. El diseño de esta torre era imperfecto desde su comienzo y su construcción cesó durante un siglo, debido a las guerras entre los pisanos y los estados vecinos. Este lapso permitió al suelo asentarse, de otro modo la torre se habría derrumbado.

En 1272 la construcción fue retomada por Giovanni di Simone, arquitecto autor del camposanto. Se añadieron entonces cuatro nuevas plantas las que fueron construidas con cierto ángulo con objeto de contrarrestar la inclinación. La construcción se detuvo nuevamente en 1284 tras la derrota de Pisa por parte de los genoveses en la batalla de Meloria.

Sólo en 1372 Tommasso di Andrea Pisano construyó la última planta (el campanario) y las campanas fueron instaladas. Se considera que su intervención combina armónicamente los elementos góticos del campanario con el estilo románico de la torre. 

Las campanas son siete, correspondiendo cada una a una nota de la escala musical; la mayor de ellas fue instalada en 1655. Sin embargo, tras la conclusión del campanario, la torre empezó a inclinarse, esta vez hacia el sur.

Se dice que Galileo Galilei dejó caer dos balas de cañón de diferente masa desde la torre para demostrar que la velocidad de descenso era independiente de la masa. La historia, aunque descrita por un estudiante del propio Galileo, se considera un mito.

Pocos años después de finalizada la torre el daño en su estructura se hizo manifiesto y muchos de los elementos de piedra originales realizados en mármol de San Giuliano fueron sustituidos, cambiándose por mármol blanco de Carrara.

En 1838 el arquitecto Alessandro Della Gherardesca excavó un camino alrededor de la torre para hacer visible la base. Esto causó una inundación de la base y de nuevo un incremento de su inclinación.

El 27 de febrero de 1964, el gobierno de Italia pidió ayuda para prevenir la caída de la torre. Un conjunto de ingenieros, matemáticos e historiadores se asignó al proyecto y debatieron sobre los métodos de estabilización en las Islas Azores. Tras dos décadas de trabajo, la torre fue cerrada al público entre los años 1990 y 2001.

En los once años transcurridos desde el cierre de la torre, en enero de 1990, el Ministerio de Obras Públicas encomendó la realización de varios trabajos para detener la creciente inclinación del monumento, que amenazaba derrumbarse en cualquier momento.

En 2001, después de once años de trabajos de restauración que han hecho disminuir la pendiente de 40 cm, la torre de Pisa fue reabierta al público.
La Torre “ha sido salvada por varios siglos”, afirman ahora los técnicos.

Los intentos por evitar el deterioro de la torre de Pisa fueron muchos: colocación de plomo para contrarrestar el desnivel (800 toneladas), inyección de nitrógeno líquido para reforzar el terreno en el lado hundido, etc.Pero la solución definitiva fue la extracción controlada de parte del subsuelo: en los cimientos de la parte norte,  (lado contrario a la inclinación), se insertaron una serie de tubos que debían permitir la extracción de 30 toneladas de tierra con la máxima seguridad y, a continuación, enderezar la columna unos 50 cm. La nueva técnica dio unos resultados magníficos, de manera que en la actualidad la torre presenta una inclinación moderada, aproximadamente la que tenía hace unos 250 años. A pesar de que es posible que nunca "adopte" la posición vertical por completo, su situación actual puede considerarse como absolutamente estable. La torre ha sido declarada estable para al menos otros 300 años.
Después de una década de esfuerzos de reconstrucción y estabilización, la torre fue reabierta al público el 15 de diciembre de 2001. 


Las labores de consolidación han permitido que la inclinación sea la que tenía en 1700, 3,99 metros.

CURIOSIDADES
• Se dice que Galileo Galilei dejó caer desde la Torre dos bolas de cañón de diferente masa y así demostrar que la velocidad de su caída era independiente de la masa.


• Las uñas del diablo: en el lado norte del Duomo se encuentra un trozo de mármol de origen romano en la que hay una serie de pequeños agujeros.
Según la leyenda, serían las marcas dejadas por el diablo cuando se aferro del Duomo en un intento por detener su construcción, por ello toma en nombre de “garra del diablo.”
Siempre según la leyenda, el número de estas uñas varían a pesar de cada vez que trata de cuantificar (alrededor de 150, con algunos signos menos legibles lo que dificulta su conteo). Los visitantes que tratan de contarlos no pueden obtener el mismo número en forma consecutiva.


• PISA de la suerte: la entrada principal del Duomo tiene numerosas decoraciones en relieve, entre las cuales existe un pequeño lagarto que tradicionalmente trae buena suerte a quien lo toca, por este motivo es frotado por muchos visitantes.


• Se cuenta que Benito Mussolinidecidió colocar la Torre en posición vertical, por lo cual ordenó verter cemento en sus cimientos, los resultados empeoraron la inclinación y el hundimiento de la Torre.


• En la Segunda Guerra Mundial, la armada de los Estados Unidos decidió demoler todas las torres de Pisa, que representaban un peligro por las posiciones que podían tener los francotiradores del otro bando. La Torre de Pisa se salvó por una orden de retirada en el último instante.


• el 27 de julio de 1944 los Aliados lanzaron bombas incendiarias sobre el Camposanto, las cuales prendieron fuego al tejado y lo cubrió de plomo fundido, destruyéndolo. Desde 1945 las obras de restauración han ido avanzando y actualmente el Camposanto ha recuperado su estado original.

La Torre Pisa no es la torre más inclinada del mundo, la torre más inclinada del mundo se encuentra en Alemania, en un pequeño pueblo llamado Suurhusen, ubicado en la Baja Sajonia. La torre de Suurhusen tiene un grado de inclinación de 5,07 grados mientras que la Torre de Pisa tan sólo tiene un grado de inclinación de 3,97 grados. La torre forma parte de una iglesia cualquiera y de hecho, era una iglesia corriente hasta que ésta empezó a separarse de la nave principal, inclinándose poco a poco.


Fuente:

http://www.vivetoscana.com
http://www.culturizando.com
www.portalplanetasedna.com.a



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada