sábado, 4 de enero de 2014

Colgados del cielo, Pasión Vega


Aunque no lo sabe nadie, la luna está enamorada
de un rubiales que la mira desde la otra cara.
La luna ha perdido el sueño
y vive con la esperanza
que se pare el universo y un rayo la parta.

Remueve las olas y pregunta por él,
una luna, otra luna hasta el amanecer.
Y por amor va a buscarlo hasta el fondo del mar,
¿Dónde estás vida mía? que ya no puedo más.

Una noche infinita es todo lo que quiero,
y contigo despertar colgados del cielo.
¡Ay sol de mis tormentos! ven cuanto antes,
que me estoy quedando en cuarto menguante.

Aunque no lo sabe nadie, en medio del firmamento
el sol de tanto quererla se está derritiendo.
Cuentan las malas estrellas que,
justo al caer la tarde,
por un instante sus ojos parecen que arden.

Remueve las nubes apagando su sed,
un día y otro día hasta el amanecer.
Y por amor va a buscarla hasta el fondo del mar,
¿Dónde estás vida mía? que ya no puedo más.

Sol un día infinito es todo lo que quiero
y contigo despertar colgados del cielo.
Luna ven cuanto antes, curame este tormento
que me estoy quedando..
que me estoy quedando sin fuego en el cuerpo.

Aunque no lo sabe nadie,
aunque nadie sabe nada..
ocurrió que un mediodía se hizo madrugada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada