martes, 4 de diciembre de 2012

El Bosque de Piedra, China

El Bosque de Piedra: (石林) es sin duda la atracción estrella del entorno de Kunming, a pesar de estar situado a 86 kilómetros al sudeste de la ciudad. Consiste en un extenso laberinto de afilados pináculos de piedra caliza, que llegan en algunos casos hasta los treinta metros de altura. Los expertos afirman que este es un tipo de paisaje cárstico en el que rocas que habitualmente se encuentran en las profundidades de la tierra, surgieron sobre su superficie debido a complejas convulsiones de la corteza terrestre. Millones de años de erosión por parte del viento y del agua ha proporcionado a esas piedras una forma característica que convierte ese conjunto en un paisaje único en el mundo. Fuera del parque propiamente dicho se puede encontrar este paisaje, a lo largo de un área total de unas 30.000 hectáreas, aunque la parte donde se concentran las rocas de formas más caprichosas son las situadas en el corazón del recinto turístico, donde se llega tras un breve paseo, que los más cansados pueden realizar en coches eléctricos. La singularidad de estas rocas ha permitido que desde antaño se les encuentren semejanzas con distintos objetos de la vida cotidiana, donde los guías chinos se detienen a explicar a sus clientes. La visita como tal, está muy bien organizada por los directores del circo, y además del recinto original, se ha ampliado enormemente con una zona de protección, que parece hacer necesario el uso de unos cochecitos eléctricos así como contratar los servicios de una guía, cuya labor generalmente se centra en señalar las rocas más importantes y algunos parecidos o semejanzas con diferentes objetos. Curiosamente el punto culminante es la visita a la roca sobre la que se ha escrito “Bosque de Piedra” en caracteres chinos. En realidad esa roca señala el inicio del recorrido tradicional. Un recorrido interesante que permitirá recorrer en par de horas los paisajes más espectaculares del Bosque de Piedra consistirá en dirigirse a la derecha desde la entrada y luego hacia la piedra con la caligrafía Shilin, a través del Biombo de Piedra. En el laberinto de rocas situado tras la caligrafía, van apareciendo a la vista impresionantes paisajes de nombres románticos, como: Contemplando el Estanque de la Espada, Los Dos Pájaros, el Elefante sobre una tarima  o la Tortuga de Cien Años, todos nombrados por semejanza a los paisajes que forman las rocas, para salir igualmente a la parte posterior del mirador, y continuar la ruta más popular hacia el Pequeño Bosque de Piedra y la piedra Ashima, una piedra que se dice tiene la forma de la heroína de igual nombre.
Ashima es la más famosa heroína de los Sani, cuya vida está ya inseparablemente ligada a este paisaje, así como de toda China. Su historia, popularizada en antologías, comics e incluso una película conocida para todos los chinos la han convertido en paradigma de resistencia a la explotación de los terratenientes, pues narra su negativa, siendo una humilde muchacha, a casarse con el hijo del terrateniente local. Una historia que encajaba perfectamente en el discurso de liberación nacional promulgado por los comunistas tras la revolución de 1949.
 Los Sani son oficialmente considerados una rama de los Yi, conservan y mantienen, sin embargo, tan importante número de trazos culturales propios que no dejan cabida a la confusión. Los Sani, cuyas ancianas aún van ataviadas con ese característico gorro cónico (y las jóvenes visten durante las festividades más importantes), por cierto un gorro que según sus leyendas es un grito por la libertad de las mujeres, son unas 40.000 personas que viven fundamentalmente en este distrito y en algunas aldeas de los distritos cercanos. Dado el celo con el que habían preservado sus tradiciones y su cercanía con Kunming, fueron de las primeras ramas Yi estudiadas por los antropólogos modernos, siendo especialmente relevantes los trabajos del francés Paul Vial y del chino Ma Xueliang, haciéndose famosos a lo largo de China con el estreno de la película Ashima. 










A  través de los siglos este extraordinario lugar se ha logrado posicionar como uno de los más visitados de China, porque al llegar los turistas se siente sumergidos en un mundo sacado de un sueño, con sus rocas altas, las formas únicas y la cercanía a varios otros sitios que también vale la pena visitar. En un viaje a esta parte del país, los visitantes no se pueden perder de conocer el paisaje hecho de piedra volcánica más impresionante del mundo.

Fuente: 
chinaviva.com
serturista.com






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada