martes, 4 de diciembre de 2012

Santa Bárbara, patrona de los mineros


La tradición minera venera como Patrona a Santa Bárbara, si bien podemos considerar que esta tradición llega a España con el impulso dado a la minería por el rey ilustrado Carlos III, promotor de la creación de la primera Escuela de Minas, en la población de Almadén, el 14 de julio de 1777. Hasta esa época los conocimientos del laboreo y de las técnicas mineras eran enseñados en unas pocas academias centro europeas, países en los que ya era venerada Santa Bárbara, como protectora de la minería.

La influencia europea debió arraigar esta tradición por el patronazgo de la Santa de la Minería, pero adentrémonos en la historia de nuestro personaje: Santa Bárbara.
Según la tradición recogida por Padres Benedictinos de Paris:
Un acaudalado pagano, noble y supersticioso, llamado Dióscoro, tenía una hija, Bárbara. …La joven admirada y elogiada por su virtud y belleza, era ferviente creyente…Bárbara recibió el bautismo, renunció al mundo y ofreció su corazón a Dios, rechazando a ilustres patricios que, alentados por su padre y seducidos por su hermosura y fortuna, la habían solicitado en matrimonio.
Debiendo emprender viaje, Dióscoro, sea para sustraer a su hija de las influencias cristianas, sea para infringirle castigo, mandó erigir una torre de robusta obra de fábrica con dos ventanas y un baño romano adosado, para enceldar a Bárbara. Deseosa de honrar a la Santísima Trinidad, la reclusa ordenó se abriera una tercera ventana, y adosar una cruz en un muro del baño, como símbolo de fe cristiana, convirtiendo su patíbulo en alegoría, como hicieron los primeros creyentes.
Cuando el padre regresó de su dilatado viaje, viendo el arraigo de su hija cristianizada, que se negó al culto de los dioses que despreciaba, y se afirmó en su decisión de seguir adorando a un Dios único y verdadero, enfurecido quiso ejecutarla, pero la joven logró zafarse…. El colérico padre, cegado por la ira, temeroso de los suyos y de la perdida de sus privilegios y caudales, arrastró ante el pretor de la provincia, a la infeliz que, condenada por el juez, fue supliciada. El martirio, según Baronio, tuvo lugar en Nicomedia…El exaltado padre, para mayor escarnio y ejemplo justiciero, exhibe a la torturada, despojada de toda vestimenta, a la aterrada población, pero a las súplicas de Bárbara el cielo responde velando con oscuras nubes y densa niebla el lugar, y Dios cubre a la mártir con una túnica. La tragedia se cierra con la decapitación de la joven por su propio padre, que acto seguido es fulminado por un rayo….”

Se desconoce a ciencia cierta el lugar de su martirio, ya que varias ciudades se lo disputan, entre ellas: Nicodemia, antigua ciudad de Asia Menor, al este de Propóntida, colonia romana, en la que murió Aníbal; o Heliópolis aunque no se precisa si fue la ciudad egipcia o la siríaca que destruiría el tártaro Tamerimán. La fecha de su martirio entre los años 235 a 313. Aunque la incursión en el santoral cristiano no aparecería hasta que el griego Metafrasto, incluyó en el siglo X, la vida de 122 santos, entre ellos Santa Bárbara. Su culto se entendió por diversos lugares tales como: Egipto, Asia Menor, Lavinia, Bélgica, Países Bajos, Francia, Suiza y en Alemania, concretamente en las regiones de Renania y Westfalia.
Para los mineros ésta es su Santa, su protectora, a la que festejaban con bombo y platillo el día 4 de diciembre, en toda la comarca minera. Fueron otros tiempo, en los que la actividad minera era el sostén de la economía de la zona, desaparecida la minería, la tradición festiva se ha ido perdiendo casi en su totalidad, algún reducto queda aún en el Centenillo y en la Escuela de Minas de Linares. Pero en una comarca minera como la que conforma el Distrito Linares – La Carolina, no debe ser olvidada, pues la tradición forma parte de nuestra identidad cultural, como así lo fue desde no sabemos cuanto. Desde aquí auspiciamos un deseo que esperamos pueda hacerse realidad, el celebrar de nuevo, al igual que se hizo en época de actividad industrial-minera, la festividad de Santa Bárbara, realizando por los pueblos del distrito diversos actos: concurso de maderistas, exposiciones fotográficas, conferencias, etc., que hagan posible el retorno a nuestros pueblos de los vientos de la ilusión y la tradición minera y sobre todo en estos tiempos, en que la población del distrito aspira a un reconocimiento internacional. 


En el pozo María Luisa, también conocida como Santa Bárbara Bendita es una triste canción popular, muy emblemática para los mineros asturianos, leoneses y aquellas personas de oficios relacionados con la minería del carbón.
El Pozo María Luisa es una de las pocas explotaciones de hulla asturianas que sigue abierta y se encuentra en la localidad de Ciaño, en el municipio de Langreo.
La letra habla del doloroso caso de un minero lleno de sangre que le relata a su mujer (Maruxina) un accidente en el que han muerto varios compañeros en el Pozo María Luísa de Langreo. El carbón de hulla se explota en Asturias desde el siglo XVIII y pronto se convirtió en un pilar económico fundamental en la provincia, sobre todo en las Cuencas Mineras, hasta bien entrado el siglo XX. Los desastres en el interior de los pozos inspiran desde antaño obras de teatro, poesías, películas y canciones populares en la zona. Por otra parte, Santa Bárbara es considerada la patrona de los mineros. Actualmente es común escuchar la canción en tributos, homenajes e incluso actos oficiales, estando fuertemente arraigada a la cultura popular.
Existen varias versiones en función del artista.


Fuentes: 
proyectoarrayanes.org
es.wikipedia.org


En castellano

En el pozo María Luisa,
tranlaralará, tranlará, tranlará.
murieron cuatro mineros.
Mirai, mirai Maruxina mirai,
mirai como vengo yo.
murieron cuatro mineros.
Mirai, mirai Maruxina mira,
mirai como vengo yo.

Traigo la camisa roja

tranlaralará, tranlará, tranlará.
de sangre de un compañero.
Mira, mira Maruxina mira,
mira como vengo yo.
de sangre de un compañero.
Mira, mira Maruxina mira,
mira como vengo yo.

Traigo la cabeza rota,

tranlaralará, tranlará, tranlará.
que me la rompió un costero.
Mira, mirai Maruxina mirai,
mirai como vengo yo.
que me la rompió un barreno.
Mirai, mirai Maruxina mirai,
mirai como vengo yo.

Santa Bárbara bendita,

tranlaralará, tranlará, tranlará.
Patrona de los mineiros.
Mirad, mirad Maruxina mirad,
mirai como vengo yo.
Patrona de los mineiros.
Mirad, mirad Maruxina mirai,
mirai como vengo yo.

Mañana son los entierros,

tranlaralará, tranlará, tranlará,
de esos pobres compañeros,
Mirai, mirai Maruxina mirai,
mirai como vengo yo.
de esos pobres compañeros,
Mirai, mirai Maruxina mira,
mirai como vengo yo.



En asturiano
Nel pozu María Luisa
Trailarai larai, trailarai
Nel pozu María Luisa
Trailarai larai, trailarai
Morrieron cuatro mineros
mirái, mirái Maruxina, mirái
mirái como vengo yo

Traigo la camisa roxa

Trailarai larai, trailarai
Traigo la camisa roxa
Trailarai larai, trailarai
De sangre d'un compañeru
Mirái, mirái Maruxina, mirai
mirái cómo vengo yo

Traigo la tiesta rota

Trailarai larai, trailarai
Traigo la tiesta rota
Trailarai larai, trailarai
Que me la rompió un barrenu
Mirái, mirái Maruxina, mirái
mirái cómo vengo yo

Santa Bárbara bendita

Trailarai larai, trailarai
Santa Bárbara bendita
Trailarai larai, trailarai
patrona de los mineros
Mirái, mirái Maruxina, mirái
mirái como vengo yo
Patrona de los mineros
Mirái, mirái Maruxina, mirái
mirái como vengo yo



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada