miércoles, 13 de agosto de 2014

¿Y dónde está escondido tu tesoro, Hainuwele?, Chantal Maillard




"¿Y dónde está escondido tu tesoro, Hainuwele?",

me pregunta, burlona,
la más anciana del poblado.
Se refiere, lo sé, a lo que siempre buscan
los hombres cuando vuelven del combate.
Mi tesoro, contesto, es suave como el musgo, dulce
como leche de almendras,
tiene el frescor de los helechos
y sangra sin dolor hasta teñir de púrpura el crepúsculo
o para alimentar los cachorros de un tigre.

Mi tesoro no está escondido:
resplandece en el bosque como el oro,
mas solo un hombre ciego
pudo hallar el camino que a él conduce.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada