domingo, 24 de noviembre de 2013

Miro a mi corazón y digo... Antonio Gala




Miró  a mi corazón y dijo:
“Aquí. Aquí  hay sitio bastante”,
y apaciguó el amor sus estorninos
sobre mis tristes olivares.

Ya no. Ya no encontramos
para seguir causa bastante.
Lo que ha de  morir muera;
lo que ha de pasar, pase;
lo que va hacia la noche, que se oculte;
que no despierten al cadáver.
 
Vaya la flor con su olor a cuestas,
el recuerdo, conmigo, y yo con nadie.

Miró a mi corazón –miraba-:
“Aquí. Aquí hay sitio bastante”.
Y de un hachazo derrocó
el olivo mas alto de la tarde.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada