lunes, 25 de marzo de 2013

Soledad, JpTorga


Cierro los ojos.


Mi corazón... siento que mi corazón cabalga desbocado hasta morir.


Mis manos tiemblan, cuando estoy frente a ti.


Y... ¿cómo puedo sentirme tan solo, si estoy rodeado por ti?



Intento hablar, comunicarme, decirte cómo me siento. ¿Qué me pasa? ¿Cómo puedo ahogarme de esta manera con las palabras?
Respiro hondo, necesito que el aire llegue a mis pulmones ¿qué debo decir?

Una brisa de recuerdos cubre en oleadas mi mente. Qué lejos queda la vida que antaño tuvimos.


Silencio. Soledad. Melancolía...


El río de la vida nos dejó aislados, sin destino.


Miramos a los lados, tememos ahogarnos, sin darnos cuenta que lo que realmente nos ahoga son nuestras lágrimas.

Lágrimas...


Mi boca perfila una leve y triste sonrisa. Ya no quedan lágrimas para que las pueda llorar. Sacudo la cabeza alejando mis fantasmas... ya no queda ningún sueño para que lo pueda soñar.

Nostalgia de una caricia.... de una mirada cálida.


Ante su ausencia en un cajón murieron los poemas que un día rasgaron nuestra ropa  y entre sonrisas alentadas unieron nuestras vidas... y en silencio, sin apenas darnos cuenta,  sellaron nuestras bocas.

Siento frío en el alma.


Hoy... siento cómo  un viento gélido nos recorre  indiferente, implacable... Un viento que arrastra y se lleva las pocas brasas que aún quedan tibias


¿Por qué no intento recogerlas una vez más?


 No ¿Cuántas veces al hacerlo me he quemado?

Miro a mí  alrededor...


Soledad.


¿Cómo puedo sentirme tan solo, si estoy rodeado por ti?


Silencio.


¿Cómo puedo ahogarme de esta manera con las palabras que debo decir?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada