lunes, 21 de enero de 2013

Momentos de lectura: El bautizo de la ola, JpTorga




Alguien les había dicho, que el amor era para adolescentes. En algún lugar habían escuchado que eso de enamorarse era cuestión de química. Hasta que aquel día llegaron a aquella playa. El Sol se asomaba entre las nubes con disimulo. El viento mecía de forma agradable sus cabellos. Casi sin pretenderlo sus manos se juntaron, mientras paseaban por la arena. Con aquel gesto sellaron un contrato no escrito de complicidad. Un ligero hormigueo recorrió al unisono su pecho. Hablaban de cosas banales, que para ellos eran importantes. Se comunicaban con la mirada, con el roce de sus manos. Los dos usaban el lenguaje del silencio para regalarle al otro palabras sinceras. Las gaviotas danzaban a su alrededor cantando desde sus picos afilados. El mar quiso bautizar su unión con una ola que regó sus zapatos. Aquel gesto del agua les hizo reír como niños  rompiendo el miedo a lo desconocido. Luego vino una caricia, mas tarde un beso, a continuación un abrazo... El mundo se paró sobre la arena, el vello de su piel se erizaba con cada gesto de ternura que se entregaban a la sombra de las nubes. Para ellos, aquel era su momento. Era el instante que habían deseado vivir durante mucho tiempo. Era un obsequio de la vida, el regalo de un día de otoño, que les indicaba que en su vida quedaban muchas páginas por escribir. Cuando, cada uno de ellos aquel día se fue a la cama, algo más les unía, la ilusión de sentirse jóvenes... 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada