jueves, 27 de marzo de 2014

Persiguiendo a Amy




Te quiero. Y no como un amigo, aunque pienso que somos grandes amigos. Y no como, un perro faldero, como estoy seguro que tu dirías. Y no es porque tu seas inalcanzable. Te quiero. Muy simple, de verdad.

Tu tienes todos los atributos y cualidades que yo siempre he buscado en otra persona. Se que tu piensas que yo solo soy un amigo y cruzar esa línea, es la opción mas dura que he podido considerar. Pero no puedo hacer esto durante más tiempo. No puedo estar cerca de ti sin querer abrazarte. 

No puedo mirar en tus ojos, sin sentir aquello que solo has leído en las noveluchas románticas. No puedo hablar contigo, sin querer expresarte mi amor por todo lo que eres. Se que este es probablemente el momento mas raro de nuestra amistad - - pero tenia que decírtelo, porque nunca he sentido esto antes, y me gusta quien soy por eso. Y si aclarando esto, significa que no vamos a quedar nunca mas, me dolerá. Pero no puedo permitir pasar otro día sin sacarlo, sin importarme el resultado, lo cual por tu mirada veo que va a ser el inevitable final. Y lo aceptaré. Pero se que una parte de ti, esta dudando por un momento, y si hay un momento de duda, significa que sientes lo mismo. Todo lo que te pregunto es si te sorprende - por lo menos durante diez segundos - intenta detenerte antes de largarte.

No hay otra alma en este jodido planeta, que me haga ser la persona que soy cuando estoy contigo, y arriesgaría esta amistad para llegar al paso siguiente. Porque lo que hay entre tu y yo. No puedes negarlo. Y si no volvemos a hablar nunca después de esta noche, por favor quiero que sepas que yo cambié para siempre, por ti y por lo que significas para mí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada