domingo, 27 de octubre de 2013

El diario de Noa



Los amores de verano se acaban por toda clase de razones. Pero al fin de cuentas tienen una cosa en común: Son estrellas fugaces, un instante grandioso de la luz de los cielos, una visión momentánea de la eternidad, y en un abrir y cerrar de ojos se van.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada