lunes, 26 de agosto de 2013

Código de vestuario para jugar al ajedrez.

La Federación Internacional de Ajedrez -FIDE- ha publicado su "dress code" o recomendaciones de vestuario para los ajedrecistas y sus acompañantes.

La FIDE quiere imponer un código de vestimenta para sus principales competiciones, extensible a jugadores, capitanes, responsables de delegaciones, árbitros… Si para jugar al baloncesto conviene enseñar las axilas y las chicas del volley playa llegan más lejos cuando no cubren del todo sus nalgas (los golfistas, en cambio, tienen licencia para llevar los horribles pantalones bombachos), en el ajedrez impera la anarquía. La Federación Internacional ya ha evitado alguna vez que las chicas vistan demasiado sexys, y quiere seguir en esa línea. 
¿Qué normas pretende imponer la FIDE? Según una propuesta que todavía no ha sido aprobada y que acepta excepciones por motivo de salud o religión, en general, da la impresión de que se quiere impedir que los ajedrecistas vistan… como jugadores de póquer
Ivanchuk dejó claro en Tesalónica lo que opina de los códigos de etiqueta para jugar
Para los hombres, se permiten trajes, corbatas, pantalones de vestir, camisas de manga larga y manga corta y un largo etcétera, que permite. como mucho, el uso de camisetas (con algunas restricciones que se explican en el siguiente punto), además de pantalones bermudas y zapatillas de deporte.
Los jugadores no pueden presentarse a jugar, en cambio, en bañador, con ropa obscena o desnudos (ni siquiera en parte), con imágenes impresas en las camisetas, pantalones rasgados o con agujeros, pantalones cortos o de gimnasia, ropa sucia, chanclas, gafas de sol (ya sabe el lector habitual que algunos las quieren prohibir incluso en los torneos de póquer) y gorras deportivas. No queda claro si se podría recurrir a la visera que utilizó Fischer para jugar contra Spassky en 1992, y que el exruso también adoptó en alguna de las partidas.
En cuanto a las mujeres, está admitido como regla general que lleven vestidos, faldas, blusas si son de cuello alto (esto dará motivos para la polémica), camisetas, vaqueros, zapatos de tacón, pañuelos de cuello (no se decía que los hombres los pudieran utilizarlos) e incluso joyas (otro detalle algo machista, porque tampoco se autoriza de forma explícita su uso en las competiciones masculinas).
Spassky y Fischer en 1992: duelo de revancha y de viseras
Las señoras y señoritas sufrirán las mismas restricciones que se especificaban en el caso de los hombres. pero además tendrán otra serie e limitaciones: tampoco podrán «mostrar demasiado» (no valía con lo de los semidesnudos), ni llevar tops (fuera ombligos), transparencias, camisetas sin mangas o cualquier prenda que exponga áreas del cuerpo que «normalmente» están cubiertas. Sus normas de vestuario, en todo caso, ocupan más espacio en el documento que las de los hombres, y eso que la propuesta de la FIDE la realizó una mujer.
La idea es que los ajedrecistas que no cumplan estas normas no podrán jugar hasta que rectifiquen su atuendo. Tampoco se permite su uso por parte de árbitros, organizadores y federativos.


Fuente:
http://abcblogs.abc.es



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada