viernes, 26 de julio de 2013

Lamentación de la muerte, Federico García Lorca

En recuerdo de todas las víctimas y afectados por el trágico accidente producido en Santiago de Compostela



Sobre el cielo negro, 

culebrinas amarillas. 

Vine a este mundo con ojos 
y me voy sin ellos. 
¡Señor del mayor dolor! 
Y luego, 
un velón y una manta 
en el suelo. 

Quise llegar adonde 
llegaron los buenos, 
¡Y he llegado, Dios mío!... 
Pero luego, 
un velón y una manta 
en el suelo. 

Limoncito amarillo 
limonero. 
Echad los limoncitos 
al viento. 
¡Ya lo sabéis!... Porque luego, 
luego, 
un velón y una manta 
en el suelo. 

Sobre el cielo negro, 
culebrinas amarillas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada