domingo, 14 de julio de 2013

La elegancia del erizo (fragmento), Muriel Barbery ( y algo más...)






..."a fin de cuentas, quizá la vida sea eso,  mucha desesperación pero también momentos de indescriptible belleza, donde el tiempo ya no es igual.
Es como si las notas musicales hicieran una suerte de paréntesis en el tiempo, una suspensión, otro lugar aquí mismo… un siempre en el jamás. (…)
A partir de ahora  buscaré los siempre en los jamases.
La belleza de este mundo”



...No puedes decir jamás
No debes pedir perdón
Tan solo te quiero más
Dolor que no puedo ver
Ni siento cuando te vas
No puedes decirme adiós
Te llevo en mí caminar...





 Pero ahora nunca me oirás
decirte nunca jamás...
No, no, no nunca jamás
no digas nunca jamás,
jamás, jamás...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada