martes, 4 de junio de 2013

Brújulas que buscan sonrisas perdidas (fragmento), Albert Espinosa

 


Mi vida era extraña...O al menos yo sentía que lo era...
¿Sabéis cuando los días y las noches se confunden?
¿Cuando te metes en la cama y tienes la sensación de que es imposible que haya pasado otro día más?
Eso me ocurría noche tras noche, día tras día. Sentía que aquello no era vivir, era tan sólo notar cómo el tiempo transcurría alrededor de mis biorritmos...El tiempo fluía tan rápido que tenía la sensación de que un día la muerte me alcanzaría...
Pero no llegaba...Era tan sólo una sensación...Mi vida no era fácil...Habían pasado demasiadas cosas en poco tiempo...
Sentía...Sentía que no pertenecía al lugar donde me encontraba...que no me gustaban las costumbres y que tenia ganas de hacer algo diferente... 
Y sabia que habia tiempo... Porque muchas veces encuentro fotos mias de hace un par de años y me veo tan joven, con tanta fuerza, y presiento que dentro de aquellos ojos hay un espiritu capaz de todo... Aunque, eso si, cuando lo vivi, no me senti asi, sino que me notaba viejo y que aquellos retos estaban lejos de ser conseguidos... 
Y es que siempre que miras fotos, descubres que todo era mejor de lo que tu creias... 
No me sentia muy especial por tener esas reflexiones... Supongo que igual de diferente que los demas... 
Todos tenemos en esta vida un momento en el que nos sentimos desconcertados...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada