viernes, 10 de mayo de 2013

Margarita, Riccardo Cocciante


Yo no puedo estar parado con las manos tan vacías,
tantas cosas debo hacer antes que venga el alba,
y si ella está durmiendo, yo no puedo descansar,
haré de forma que al despertar no me pueda ya olvidar.

Y para que esta larga noche ya no sea más oscura,
hazte grande luz de luna y llena el cielo entero,
para que pueda volver aquí su sonrisa una hora,
brilla el sol por la mañana como nunca hiciste antes.

Y para hacerle cantar la canción que aprendió,
yo le construiré un silencio que jamás nadie escuchó,
despertaré a los amantes, hablaré horas y horas,
abracémonos más fuerte porque ella ama el amor.

Y corramos por las calles y bailemos con la gente,
porque ella quiere alegría, porque ella odia el rencor,
y con cubos de pintura pintaremos las paredes,
casas, calles y palacios porque ella ama el color.

Recojamos muchas flores que nos de la primavera,
construyamos una cama para amarnos si anochece
y subamos hasta el cielo y cojamos una estrella
porque Margarita es buena, porque Margarita es bella.

Porque Margarita es dulce, porque Margarita vive,
porque Margarita ama y lo hace una noche entera,
porque Margarita es un sueño, porque Margarita es el sol,
porque Margarita es el viento y no sabe que puede herirte.

Porque Margarita es todo y ella es mi locura,
Margarita es Margarita,
Margarita ahora es mía,
¡Margarita es mía!.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada