domingo, 10 de marzo de 2013

Origen del kinetófono


Thomas Alba Edison, conocidísimo inventor, tenía una idea:  producir un aparato que pudiera emitir sonido y proyectar imágenes a la vez. En este diseño se incluía el fonógrafo inventado por él mismo. Y con esta idea en la cabeza visitó a  Muybridge que ya había patentado el Zoopraxiscópio. Edison pretendía utilizar una sola cámara en vez de la gran cantidad que utilizaba Muybridge, de manera que todo fuese más simple.
Entonces, Edison, impresionado e inspirado por las ideas de Muybridge, rápidamente registró la patente de una máquina que podría “hacer para los ojos aquello que el fonógrafo hace para los oídos” el 17 de octubre de 1888, antes incluso de tener nada construído, por si se le adelantaba alguien. Asignó la tarea del nuevo diseño a Laurie Dickson, a quien acababa de contratar, y decidió llamar “a su” invento como “Kinetoscopio” (kinetoscope), como resultado de la combinación de las palabras griegas “kineto” (movimiento) y “scopos” (“ver”).

Edison, Dickson y otros trabajadores del laboratorio de Edison, realizaron progresos en el diseño hasta un punto, ya que solo eran capaces de reproducir animaciones demasiado cortas. El proyecto quedó paralizado, pero se reemprendió después de una visita de Edison a Etienne-Jules Marey,  que había desarrollado un sistema que utilizaba una tira de película mucho más larga.

La aparición de la película de celuloide ofrecieron más progresos en esta dirección, era de plástico y muy delgada. La película se diseñó como un lazo, que serpenteaba alrededor de una serie de ejes dentro de una caja de madera, y se podía ver mirando hacia abajo desde una abertura.
Un prototipo del Kinetoscopio final fue mostrado que una convención de la Federación Nacional de Clubes de Mujeres de 20 de mayo de 1891.


 El Kinetófono fue un primer intento de Thomas A. Edison para unificar la imagen y el sonido a finales del siglo XIX. Previamente Edison había patentado el Kinetoscopio en 1892. Este consistía en una caja de madera en posición vertical, con una mirilla con lentes de aumento en la parte superior. En el interior de la caja, la película, en una banda de aproximadamente 15 metros, se organizó en torno a una serie de carretes que le hacían dar muchas vueltas. El espectador era sólo uno y miraba la animación por el visor.

Para alimentar el aparato Edison construyó un estudio donde rodar películas, la mayoría eran pequeños números de los que se podian ver en cualquier barraca de feria: acróbatas, bailarinas y hasta mujeres peleando.

Poco después, en la primavera de 1895, presentó el kinetófono, es decir, una película de Kinetoscopio sincronizado por una correa con un fonógrafo.
 En 1896 grabó incluso lo que seria el primer beso de la historia del cine. 

Tiempo después Laurie Dickson, ayudante de Edison, abandonó el laboratorio y el Kinetoscopio cayó en popularidad, y los trabajos del Kinetófono se suspendieron. Ya había nacido el Cinematógrafo en Francia, y se impuso sobre todo lo demás.

La primera película que se mostró en un Kinetófono fue “Dickson Experimental Sound Film”.




 Fuente:


http://www.culturizando.com
http://cineojo.wordpress.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada