miércoles, 19 de diciembre de 2012

La Resistencia, Ernesto Sábato

 

Máscaras

"Persona quiere decir máscara,
y cada uno de nosotros tiene muchas.

¿Hay realmente una verdadera
que pueda expresar la compleja,
ambigua y contradictoria condición humana?

Siempre es terrible ver a un hombre que se
cree absoluta y seguramente solo,
pues hay en el algo trágico,
quizás hasta sagrado,
y a la vez horrendo y vergonzoso.

Siempre llevamos una máscara,
que nunca es la misma sino cambia
para cada uno de los lugares
que tenemos asignados en la vida:
la de profesor, la del amante,
la del intelectual, la del héroe,
la del hermano cariñoso.

Pero ¿qué máscara nos ponemos
o que máscara nos queda
cuando estamos en soledad,
cuando creemos que nadie nos observa,
nos controla, nos escucha, nos exige,
nos suplica, nos intima, nos ataca?.

Acaso el carácter sagrado de ese instante
se deba a que el hombre está,
entonces, frente a la Divinidad,
o por lo menos ante su propia
e implacable conciencia.

¡Cuántas lágrimas hay detrás de las máscaras!
¡Cuánto más podría el hombre llegar al encuentro
con el otro hombre si nos acercáramos los
unos a los otros como necesitados
que somos, en lugar de figurarnos fuertes!

Si dejáramos de mostrarnos autosuficientes
y nos atreviéramos a reconocer
la gran necesidad del otro
que tenemos para seguir viviendo,
como muertos de sed que somos en verdad;
¡cuánto mal podría ser evitado!...

Ernesto Sábato
Estraído libro "La Resistencia"

El libro de la Resistencia escrito por Sábato es una reflexión profunda sobre la vida. Un recorrido por los tiempos antiguos y por los tiempos modernos que a los seres humanos les toca vivir.
Nos llama a valorar la vida del hombre y de los otros seres humanos.
 Habla de resistir al individualismo, al capitalismo, al culto de sí mismo, a la incomunicación, al sometimiento y a la masificación, a la competencia feroz y a la falta de comunicación.
 Él piensa que el ser humano puede resistir y puede salir de esta profunda crisis en las que estamos envueltos porque siempre el hombre puede volver a renacer.

El libro está dividido en cinco cartas y un epílogo.

Primera carta: LO PEQUEÑO Y LO GRANDE

En este capítulo reflexiona sobre las cosas cotidianas, sobre las cosas sencillas que dejamos de valorar, una buena caminata, la floración de un aromo, las flores, los perfumes.

Algo que lo afecta es el ruido. El hombre necesita expresarse de mil formas.

Habla de la fidelidad o traición a lo que sentimos como un destino o vocación.

Segunda carta: LOS ANTIGUOS VALORES:

Habla en este capitulo de los antiguos valores y de la importancia y el respeto a ceremonias como la muerte, el casamiento y el bautismo.

La vida de los hombres se centraba en los valores espirituales como la dignidad, el desinterés, el estoicismo del ser humano frente a la adversidad.

La vida de los hombres carece de ocio, pero el ocio bien entendido, como descanso de una jornada laboral, o distracción en cosas que nos gustan.-

Antiguamente la gente tenía menos libertad pero mucho más responsabilidad.

Tercera carta: ENTRE EL BIEN Y EL MAL:

Habla sobre los viejos y el maltrato y la poca estima que les tenemos.
Se  refiere al respeto que existía hacia los padres. Habla del cambio radical que debe haber en la educación, de la filosofía de Ghandi y termina haciendo un paralelismo entre el bien y el mal, sintetizando que el amor  como el verdadero acto creador es siempre la victoria del bien sobre el mal.

Cuarta carta: LOS VALORES DE LA COMUNIDAD:

En este capitulo se refiere al quiebre de la cultura occidental, dictaduras totalitarias, enajenación del hombre, destrucción del medio ambiente, la neurosis colectiva y la histeria generalizada.

La ciencia que iba a solucionar los problemas del hombre en forma positiva, terminó siendo usada como un arma mortal.

Habla de una crisis en la concepción del mundo, en su totalidad.

Critica la competencia, por no tener un sentido comunitario y si individualista.

Quinta carta: EL VÉRTIGO:

El vértigo, entendido como velocidad, el desenfreno, el ritmo acelerado, el pánico. El hombre viviendo en este ritmo  se convierte en un ser autómata, pero tiene una esperanza, siempre puede salir de las crisis.

Hay que defenderse, no asfixiarse, no perder la libertad, ni los buenos pequeños momentos compartidos.

Epilogo: LA DECISIÓN Y LA MUERTE:

Sàbato hace referencia al valor de la vida, a dejar pasar el tiempo pero vivirlo plenamente, a sostenernos en los valores espirituales y sostiene que hay que ser fieles a nuestro destino.

Hay momentos que siente que es el momento final y después sucede que aparecen ciertas cosas que renuevan su esperanza y que no todo está perdido.

Marca la diferencia entre aceptar, que es respetar al otro y resignarse, que es un sentimiento cobarde.

Siente que la muerte está cerca de él pero la toma con comprensión y se alimenta de los buenos momentos y las buenas personas que pasaron por su vida.


 Reseña: Claudia Vidal
Fuente: 
 http://carmenlobo.blogcindario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada