miércoles, 12 de diciembre de 2012

Dos besos tan famosos como diferentes...




El beso de Judas
En el año 33 de la era cristiana, Judas Iscariote delató mediante un beso a Jesús de Nazaret en el Huerto de Getsemaní. En el Evangelio de San Marcos se narra así:
Todavía estaba hablando, cuando de pronto se presenta Judas,  de los Doce, acompañado de un grupo con espadas y palos, de parte de los sumos sacerdotes, de los escribas y de los ancianos. El que le iba a entregar les había dado esta contraseña: «Aquel a quien yo dé un beso, ése es, prendedle y llevadle con cautela». Nada más llegar, se acerca a Él y le dice: «Rabbí», y le dio un beso. Ellos le echaron mano y le prendieron.

  

El beso de Gustav Klimt

Ningún otro beso de la historia de la pintura es tan famoso como este. El pintor austriaco Gustav Klimt realizo este óleo sobre lienzo entre 1907 y 1908. Actualmente está expuesto en la Österreichische Galerie Belvedere de Viena. Como se aprecia en la imagen, la mujer parece aceptar el beso resignadamente mas que participar en el mismo.
 
 



     Y además...   
El cementerio de Poble Nou, también llamado "Viejo" o "del Este", fue el primero de la ciudad de Barcelona. Aunque ahora se encuentra integrado en la metrópoli, fue la primera gran necrópolis de España que se construyó alejada de la ciudad, adelantándose así a la primera legislación española que ordenaba el entierro fuera del núcleo urbano.
  
 
La escultura de "El Beso de la Muerte" (El Bes de la Mort) es sin duda la composición más conocida y destacada de este cementerio. Un esqueleto alado, la muerte, en una actitud casi erótica besa la sien de un joven que se desploma.

Hacia 1930 la familia Llaudet perdió un hijo en plena juventud y quiso hacer una escultura para su tumba, que representase los siguientes versos de Mossèn Cinto Verdaguer del epitafio:

Mes son cor jovenívol no pot més;
en ses venes la sanch s’atura y glaça
y l’esma perduda amb la fe s’abraça
sentint-se caure de la mort al bes.

(Mas su joven corazón no puede más;

en sus venas la sangre se detiene y se hiela

y el ánimo perdido con la fe se abraza

sintiendose caer al beso de la muerte )

El encargo se hizo al taller de esculturas de mármol de Jaume Barba (J.Barba),a quien desde siempre se le ha adjudicado la creación de la esta bella escultura, referencia en muchas exposiciones de arte funerario. Pero dado que el maestro tenía ya 70 años cuando se realizó, parece más verosímil la versión de que la obra fue concebida por Joan Fontbernat, yerno del dueño y escultor más calificado del taller, aunque parece que la parte trasera de las costillas, de un realismo impactante, fue esculpida por Artemi Barba.
  La obra, representando a la muerte en vez de con guadaña que es lo habitual, se muestra alada, e intenta captar el momento en el que el alma abandona el cuerpo y pasa al poder de la muerte y esta lo acoge con fuerza casi como enamorada.
Ha sido expuesta en varias muestras de arte mortuorio en Europa y en el cementerio de Montjuïc se puede encontrar una escultura similar realizada también en el taller de Barba.

      BESO SOY

 (Antes del odio)
.
Beso soy, sombra por sombra.
Beso, dolor con dolor,
por haberme enamorado,
corazón sin corazón,
de las cosas, del aliento
sin sombra de la creación.
Sed con agua en la distancia,
pero sed alrededor.
.
Corazón en una copa
donde me lo bebo yo
y no se lo bebe nadie,
nadie sabe su sabor.
Odio, vida: ¡cuánto odio
sólo por amor!
.
No es posible acariciarte
con las manos que me dio
el fuego de más deseo,
el ansia de más ardor.
.
Varias alas, varios vuelos
abaten en ellas hoy
hierros que cercan las venas
y las muerden con rencor.
Por amor, vida, abatido,
pájaro sin remisión.
Sólo por amor odiado,
sólo por amor.
.
Amor, tu bóveda arriba
y yo abajo siempre, amor,
sin otra luz que estas ansias,
sin otra iluminación.
Mírame aquí encadenado,
escupido, sin calor
a los pies de la tiniebla
más súbita, más feroz
comiendo pan y cuchillo
como buen trabajador
y a veces cuchillo solo,
sólo por amor.
.
Todo lo que significa
golondrinas, ascensión,
claridad, anchura, aire,
decidido espacio, sol,
horizonte aleteante,
sepultado en un rincón.
.
Espesura, mar, desierto,
sangre, monte rodador,
libertades de mi alma
clamorosas de pasión,
desfilando por mi cuerpo,
donde no se quedan, no,
pero donde se despliegan,
sólo por amor.
.
Porque dentro de la triste
guirnalda del eslabón,
del sabor a carcelero
constante y a paredón,
y a precipicio en acecho,
alto, alegre, libre soy
Alto, alegre, libre, libre,
sólo por amor.
.
No, no hay cárcel para el hombre.
No podrán atarme, no.
Este mundo de cadenas
mes es pequeño y exterior.
¿Quién encierra una sonrisa?
¿Quién amuralla una voz?
.
A lo lejos tú, más sola
que la muerte, la una y yo.
A lo lejos tú, sintiendo
en tus brazos mi prisión
en tus brazos donde late
la libertad de los dos.
Libre soy, siénteme libre.
Sólo por amor.
  Miguel Hernández     
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada