miércoles, 14 de mayo de 2014

El sabio, Rafael Lozano



Me encanta esa manera tuya de embellecer las cosas. Presiento, que en el fondo de tu garganta siempre anida una bandada de letras, prestas a ser rescatadas por un mago de la palabra.


Así tú, diosa de la metáfora, para no alarmarme, cuando hablas de mi vejez prefieres decir “ese estado de la vida en el que las personas se hacen sabias”. Entonces, de tus ojos brotan chispas azucaradas que hacen que olvide mis achaques y te quiera más de lo que me cabe en el pecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada