lunes, 23 de diciembre de 2013

La elegancia del erizo, Muriel Barbery; Silencio, Alejandro Sanz



Algunos no entienden que alguien pueda tener necesidad de SILENCIO. Que el silencio le sirva para ir al interior de uno mismo, que sea necesario para aquellos a los que no nos interesa únicamente la vida exterior, no creo que pueda comprenderlo si su propio interior es tan caótico y ruidoso como una calle llena de coches.



He visto a dos niños
jurarse abrazados
eternas locuras
que sé que ningún ser humano
se las ha enseñado
Y he visto a la vida,
volar de sus manos
he visto a dos niños mirarse a los ojos
sentirse felices, de estar amarrados
yo he oído el poema
que le ha dedicado
Tu huella es mi paz,
y tu horizonte es mi temor
pero tu huella es mi paz
aunque jamás será lo mismo aquel rincón
porque le falta el temblor de tu cuerpo
y le falta a la noche, el relente
y la envidia de la gente
y es que yo he oído el poema
que le ha dedicado
Silencio, silencio
silencio que en la cama de un amante
la magia duerme poco, no?
pero se acuesta antes
silencio, silencio
que la magia duerme
Silencio, silencio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada