miércoles, 11 de septiembre de 2013

Dúo de amor, José Ángel Buesa





En el hondo silencio de la noche serena
se dilata un lejano perfume de azucena,
y aquí, bajo los dedos de seda de la brisa,
mi corazón se ensancha como en una sonrisa...

Y yo sé que el silencio tiene un ritmo profundo
donde palpita un eco del corazón del mundo,
un corazón inmenso que late no sé dónde, 
pero que oye el latido del mío, y me responde... 

El corazón que sientes latir en derredor, 
es un eco del tuyo, que palpita de amor. 
El corazón del mundo no es ilusorio: Existe. 
Pero, para escucharlo, es preciso estar triste; 

triste de esa tristeza que no tiene motivo, 
en esta lenta muerte del dolor de estar vivo. 
La vida es un rosal cuando el alma se alegra, 
pero, cuando está triste, da una cosecha negra. 

El amor es un río de luz entre la sombra, 
y santifica el labio pecador que lo nombra. 
Sólo el amor nos salva de esta gran pesadumbre, 
levantando el abismo para trocarlo en cumbre. 

Sólo el amor nos salva del dolor de la vida, 
como una flor que nace de una rama caída; 
pues si la primavera da verdor a la rama, 
el corazón se llena de aroma, cuando ama. 

Amar es triste a veces, más triste todavía 
que no amar. El amor no siempre es alegría. 
Tal vez, por eso mismo, es eterno el amor: 
porque, al dejarnos tristes, hace dulce el dolor. 

Amar es la tristeza de aprender a morir. 
Amar es renacer. No amar, es no vivir. 
El amor es a veces lo mismo que una herida, 
y esa herida nos duele para toda la vida. 

Si cierras esa herida tu vida queda muerta. 
Por eso, sonriendo, haz que siempre esté abierta; 
y si un día ella sola se cierra de repente, 
tú, con tus propias manos, ábrela nuevamente. 

Desdichada alegría que nace del dolor. 
De un dolor de la rama también nace la flor. 
Pero de esa flor efímera, como todas, se mustia, 
y la rama se queda contraída de angustia. 

Cada hoja que cae deja el sitio a otra hoja, 
y así el amor -resumen de toda paradoja- 
renace en cada muerte con vida duradera; 
porque decir amor, es decir primavera. 

Primavera del alma, primavera florecida 
que deja un misterioso perfume en nuestra vida. 
Primavera del alma, de perpetuo esplendor, 
que convierte en sonrisa la mueca del dolor. 

Primavera de ensueño que nos traza un camino 
en la intrincada selva donde acecha el destino. 
Primavera que canta si el huracán la azota 
y que da nuevo aliento tras de cada derrota. 

Primavera magnánima, cuyo verdor feliz 
rejuvenece el árbol seco hasta la raíz... 
Amor es la ley divina de plenitud humana; 
dolor que hoy nos agobia y añoramos mañana... 

Eso es amor, y amando, también la vida es eso: 
¡Dos almas que se duermen a la sombra de beso! 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada