sábado, 27 de abril de 2013

¿Qué pasa con el sonido después de que lo oigamos?




Muchas cosas, después de las cuales se disipa en forma de calor o de presión. Para empezar, la onda de sonido (energía acústica) se propaga por el aire haciéndolo vibrar, hasta que esa vibración llega a nuestros oídos. Allí, los huesos del oído interno la “interpretan” para el cerebro. Pero seguramente esa onda sigue propagánsose por el resto de nuestro cuerpo y se disipa por rozamiento. Esa es solo una de las ondas, porque una misma fuente provoca varias que pueden no llegarnos y seguir “circulando”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada