domingo, 10 de febrero de 2013

Romántico relato para una mañana de domigo, Ella, JpTorga


Ella…
¿Qué puedo expresar acerca de ella a ella?
Alcanzó mi vida de manera sosegada, apenas sin hacerse notar, como si de un susurro se tratase.
Y es que ella, es así… un dulce murmullo.
Ella…
Ella es paz y armonía.
Con su apacible melodía infunde en mi alma sosiego y seguridad.
 
Ella… siempre ella.
Viaja conmigo. Vive en mi pensamiento. Me colma de vida.
Si… ¡Eso es! ¡¡Me llena de vida!! Da sentido a mis días, a mi nostálgica existencia…
Cuando sus dedos discurren sobre mi piel en una caricia perdurable, mi pecho se estremece, mis sentimientos se proyectan…
Ella, siempre ella en mi vida.
No puedo expresar cómo  su influjo llegó con tanta fuerza hasta mi.
Cómo explicar lo que no logro entender…
¿Por qué este dolor agudo en mi corazón ante su ausencia?
Su risa…
Siempre cierro los ojos al recordar su risa… Con ese gesto, puedo sentirla más fuerte en mi corazón...
Cuando sus labios se curvan en esa mueca juguetona y bella que tiene por sonrisa… en ese instante, no pudo dejar de mirar al lago de sus ojos que brilla con luz propia.
Su risa…
Entra en mí como un rayo de luz.
Como melodía a través de mis oídos, para como una chispa de fuego  anidar su llama en mi corazón…
¿He dicho rayo de luz?
Si… así es ella.
Un rayo de luz que ilumina el día con su presencia.
Es un sol, que llena de calor y claridad todo lugar donde pisa.
Ella es mi luz…
Mi guía…
Mi referente…
Y hoy… ¿por qué me siento así?
Mi pecho está lleno de angustia.
Siento soledad en mi mente.
Necesito su voz.
Me doy cuenta, que su ausencia me asfixia…
Si… su ausencia me deja sin aire
Sin ilusión…
Sin esperanzas.
Busco en mis recuerdos. Revivo el instante de sus abrazos. Siento sus besos en mi piel, pero… no  es suficiente.
Necesito su presencia…
La busco…
No está…
Más angustia en mi pecho.
Más necesidad en mi corazón.
Apreso el teléfono entre mis dedos trémulos
No…
No debo llamar. Ella debe ser libre
¿Qué hago?
Me siento vacío una vez más…
¿Dónde estará?
¿Qué hará en este momento?
¿Vivirá otros besos?
¿Me olvidará?
La inseguridad hace que me punce el pecho por la angustia…
La traidora tristeza visita mi débil mente, pero no… No la quiero a mi lado. No deseo su compañía.
Intento desechar malos pensamientos…
Revivo nuestro último encuentro. Me fundo en sus brazos. Vivo uno de sus abrazos. Si.., esos abrazos colmados de ternura y fantasía.
Su aroma llega hasta mí y agita las apacibles mariposas que dejó instaladas en mi pecho…
Abro los ojos que nunca cerré…
No está… no
Sólo su ausencia implacable está allí,  a mi lado.
El pesimismo me visita de nuevo.
Busco una canción que la recuerde.
De nuevo su presencia en mi cabeza. La belleza de su cara ovalada, el rojo de sus labios perfectos, el azul de su mirada, la armonía de sus curvas…
Puedo sentir su cuerpo pegado al mío. Su aliento dulce que flota en mi cara.
Finaliza la música.
Miro la puerta.
Deseo escuchar el chasquido de la cerradura
Deseo…
Deseo verla entrar y con su caminar mimoso llegar hasta mi.
Ella….
Ella, con su presencia me llena de vida.
Ahora… ¿estoy muerto ante su ausencia?
¡No!
Solo dormido…
Aletargado.
Sorteando los malos pensamientos…
Sé, que pronto podré sentir su piel de seda.
Sueño con el momento de rozarla.
El placer tan inmenso que es abrazar su cuerpo.
Sentir su abrazo.
Cerrar los ojos.
Sentirse vivo de nuevo…
Ella…
¡Ha llegado!
¡¡Aquí está..!!
Avanza  hacia mí. Una legión de mariposas agitan sus alas dentro de mi pecho. Mi cara se ilumina…
Luce mi sonrisa.
Revive mi corazón.
Me abraza…
Siento paz.
   
Me abraza…
Se ha parado el mundo.
Me abraza…
Siento sus labios en mi piel. Su pelo roza mi cara.
Ella..
Ella ha llegado…
Está aquí…
Mi alma adolescente revolotea a nuestro alrededor.
¿Se irá..?
¿Esta vez vendrá para quedarse?
No.
No quiero pensar… sólo quiero sentir…
Vivir el momento.
Ser feliz porque… ella está a mi lado.


JpTorga       


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada