sábado, 9 de febrero de 2013

Reflexión sobre la poesía: No es que muera de amor, muero de ti, Jaime Sabines

Muchas veces al buscar un poema me asalta la duda de si ya lo habré compartido con vosotros, no me gusta repetir. Hay tantos poemas, tantos buenos poemas, unos más conocidos, otros más desconocidos...que por qué repetir?
Pero luego me asalta una pensamiento: ¿es que un buen poema sólo se puede disfrutar una vez? Un buen libro, al igual que un buen cuadro o un buen vino, sólo lo leemos, miramos o probamos una vez?

No, la respuesta sin duda es contundente.

Las "bellezas" están ahí para disfrutarlas cuando sintamos la necesidad de hacerlo. Da igual haberlo hecho con anterioridad, es más, me atrevería a decir que cada vez que vemos, leemos, miramos o probamos algo ya conocido apreciamos algo nuevo, un ligero matiz, como un tenue color que estaba escondido hasta entonces a nuestros sentidos.
Hoy tengo ganas de este pomea, y no me importa si ya está en las páginas de este blog. Creo que siempre es buen momento para volver a disfrutar de y con él.  



No es que muera de amor, muero de ti.
Muero de ti, amor, de amor de ti,
de urgencia mía de mi piel de ti,
de mi alma, de ti y de mi boca
y del insoportable que yo soy sin ti.

Muero de ti y de mi, muero de ambos,
de nosotros, de ese,
desgarrado, partido,
me muero, te muero, lo morimos.

Morimos en mi cuarto en que estoy solo,
en mi cama en que faltas,
en la calle donde mi brazo va vacío,
en el cine y los parques, los tranvías,
los lugares donde mi hombro
acostumbra tu cabeza
y mi mano tu mano
y todo yo te sé como yo mismo.

Morimos en el sitio que le he prestado al aire
para que estés fuera de mí,
y en el lugar en que el aire se acaba
cuando te echo mi piel encima
y nos conocemos en nosotros,
separados del mundo, dichosa, penetrada,
y cierto , interminable.

Morimos, lo sabemos, lo ignoran, nos morimos
entre los dos, ahora, separados,
del uno al otro, diariamente,
cayéndonos en múltiples estatuas,
en gestos que no vemos,
en nuestras manos que nos necesitan.

Nos morimos, amor, muero en tu vientre
que no muerdo ni beso,
en tus muslos dulcísimos y vivos,
en tu carne sin fin, muero de máscaras,
de triángulos oscuros e incesantes.
Muero de mi cuerpo y de tu cuerpo,
de nuestra muerte ,amor, muero, morimos.
En el pozo de amor a todas horas,
inconsolable, a gritos,
dentro de mi, quiero decir, te llamo,
te llaman los que nacen, los que vienen
de atrás, de ti, los que a ti llegan.
Nos morimos, amor, y nada hacemos
sino morirnos más, hora tras hora,
y escribirnos y hablarnos y morirnos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada